jueves, 19 de marzo de 2015

DIY: Tazón para un Súper Papá

Últimamente decorar tazones se ha convertido en una de las manualidades más usadas para hacer regalos especiales.



Hartos de regalar siempre cosas parecidas, la fiebre del "hazlo tú mismo" y entregar al destinatario algo único y especialmente hecho para él o ella, nos hace sentirnos mucho más satisfechos.


 


Un tazón personalizado para papá ha sido el regalo del día del padre de este año en casa. Aprovechando un ratito que salió mi marido ayer por la tarde, Claudia y yo nos pusimos manos a la obra!!

Ella estaba tan emocionada por hacer algo en la "clandestinidad" y de lo que no puede hablar hasta mañana, que tuve que ayudarla un poco en la tarea.

Hemos seguido los pasos que explica mummycraft en su blog.



Materiales

- Un tazón bonito
- Rotulador negro permanente para cerámica ( en tiendas de manualidades )
- Algodón y alcohol
- Papel vegetal ( un trocito del que usamos para el horno es suficiente )
- Cinta adhesiva
- Horno casero

Cómo se hace?

En primer lugar limpiamos muy bien la taza con un trozo de algodón empapado en alcohol, para evitar restos de huellas o suciedad que impidan que la tinta se fije.

En el papel vegetal escribí SÚPER PAPÁ por una cara y luego lo calqué por detrás con un lápiz. Y se fija del derecho a la taza con ayuda de la cinta adhesiva.


Luego se vuelve a pasar el lápiz por todas las letras apretando un poco para que se calque en la taza. Podéis hacer dibujos, frases....lo que os guste más.

Al retirar el papel, vemos que ha quedado marcado en la taza nuestro mensaje. Ahora sólo hay que repasarlo con cuidado con el rotulador permanente para cerámica. Cuidado con el pulso!!!

 

Unas cositas más para decorarlo alrededor, que las hice a ojo. Y por último dejé que Claudia pusiese lo que ella quisiera en el resto de la taza!!!



Y la hemos dejado secar bien. En algunos sitios que he leído dicen que 4 horas. La nuestra ha estado 6 horas porque había que esperar a que el afortunado papá se fuese pronto a la cama para el siguiente paso. Hornearla a 160 grados una media hora. Así la tinta se fijará a la cerámica de manera que podamos lavarla sin miedo a que se borre el grabado.


Encendemos el horno a 160 y metemos la taza directamente. Pasada media hora lo apagamos y dejamos que se enfríe la taza dentro. Y....lista!!!

El resultado me ha gustado más de lo que imaginé! Claudia y yo estamos muy orgullosas de nuestro trabajo! Y lo mejor de todo....a papá le ha encantado!!!!

Feliz día a los José y Josefas! Y a todos los papás!



viernes, 6 de marzo de 2015

Torrijas para principiantes de leche y miel

Llegó la Cuaresma, y con ella una tradición arraigada que a muchos nos encanta, LAS TORRIJAS!!!



Recuerdo cuando era pequeña y no me gustaban nada. Cuando las hacia mi abuela y repartía para toda la familia. Y luego ya las empezó a hacer mi madre, y empezaron a gustarme....y ahora no concibo una Semana Santa sin ellas.


Este es mi tercer año que las hago. La primera vez fue un poco caótico, mi cocina acabó hecha un desastre! Pero con la práctica, le cogí el truquillo y aprendí a organizar "mi cadena de producción de torrijas".


Hay miles de recetas de torrijas subidas a internet, de miel, de azúcar, de leche, de vino, con chocolate.... Y tal vez esta entrada mía no os sirva de mucho, pero va dirigida a aquell@s que queréis iniciaos en esta tradición. Para los que este año os animáis a sorprender en casa con unas ricas torrijas caseras.


Aquí va mis "Torrijas para Principiantes":

Ingredientes

- Pan de torrijas (yo he usado 2 paquetes del de Mercadona, 20 torrijas)
- 1kilo de miel
- 1 litro de leche
- 2 huevos "L"
- Piel de limón y de naranja
- Rama de canela
- 200 ml de agua
- Aceite de oliva para freír 

Elaboración

1. Colocar sobre la encimera todo lo que vamos a necesitar. Ingredientes, recipientes, cazos, sartén, espátulas. Si lo hacemos siempre de la misma forma, nos resultará más sencillo y cómodo. Yo siempre dispongo todo tal como lo veis en las fotos, es mi "técnica".


2. Lo primero es hervir la leche con una rama de canela y la piel de limón. Cuando empiece a hervir apagamos el fuego y retiramos.

3. Mientras tanto en otro cazo ponemos la miel con el agua y la piel de naranja, a fuego bajo-medio, hasta que se quede más ligera, luego bajamos el fuego al mínimo.

4.En el recipiente redondo pongo 3 o 4 rodajas de pan y vierto leche sobre ellas. Poco a poco para que se empapen bien, pero sacándolas de ahí antes de que se pongan demasiado blandas y se rompan.


5. Tras el paso por la leche van a huevo batido, vuelta y vuelta suficiente! Y las vamos pasando a un recipiente donde las apilaremos.



6. Ya tenemos las torrijas preparadas para la siguiente etapa! Pero antes, retiramos todo lo que no nos va a servir, y sólo dejaremos las torrijas listas para freír, un recipiente grande donde las iremos colocando luego, la sartén con aceite bien caliente y la miel.


6. En aceite bien caliente, primero echamos una sola rebanada de pan, a mi esto me ayuda a controlar la temperatura del aceite, para poner luego más pan de una sola vez. Le damos la vuelta cuando este dorada por una cara. Lista y a sacar!

 

7. A partir de aquí, voy friendo de 3 en 3. Y colocando en el recipiente grande. Sobre ellas vamos echando miel para que se empapen bien. Les daremos de vez en cuando la vuelta para que se impregnen por igual.

 





8. Una vez fritas todas las torrijas, acabamos de empapar bien con la miel. Y dejamos enfriar.



A disfrutar de este placer de Cuaresma que tanto nos gusta!