jueves, 20 de agosto de 2015

Rollo de carne picada al horno

En vacaciones todos buscamos preparar cositas ricas y sin complicaciones para estar el menor tiempo posible en la cocina.

Un día dándole vueltas a qué hacer con una bandeja de carne picada que compré para hacer albóndigas, y la verdad, tenía cero ganas de tirarme 2 horas en la cocina...., se me ocurrió hacer un mix de varias recetas que encontré por internet. Un poco de aquí y de allí y añadir mi toque personal y....tachán!!!!! Salió una receta en un plis y que fue un rotundo éxito!!!


Podéis usar el tipo de carne que más os guste. Yo la primera vez usé sólo ternera, y luego la he hecho con mezcla de cerdo y ternera. Y para el relleno podéis usar lo que se os ocurra. Con la pechuga de pollo queda muy jugosa y vistosa, pero podéis añadir huevo duro, jamón, zanahoria, pasas, nueces, quesos (estoy deseando probarla con queso azul!).

Ingredientes

- 1 kilo de carne picada
- 1 cebolla mediana
- 3 dientes de ajo
- perejil picado
- 1 huevo
- pimienta molida
- sal 
- relleno: tiras de pechuga de pollo, huevo duro, jamón, queso.... ( lo que queráis añadir)
- aceite de oliva ( para rociar por encima antes de meter al horno)
- pan rallado (para espolvorear por encima antes de meter al horno)

Preparación

En primer lugar hay que picar y mezclar todos los ingredientes del aliño de la carne. En la picadura o batidora ponemos la cebolla, el ajo, perejil, sal, huevo, pimienta y la sal. Una vez todo homogéneo se lo añadimos a la carne en un bol grande y mezclamos todo bien. 


El siguiente paso es poner sobre la encimera una hoja de papel de horno y sobre ella colocamos la masa de carne ya aliñada y la vamos extendiendo con las manos creando una lámina que ocupe casi
todo el papel.


Ahora ponemos sobre la carne el relleno que hayamos elegido. En este caso yo puse sólo la pechuga de pollo porque la iban a comer los niños y así les gusta más. 

Con la ayuda de la lámina de papel vamos enrollando.

 

Sellamos bien con las manos los bordes y rociamos con un chorrito de aceite de oliva y espolvoreamos con una pizca de pan rallado. 


Yo la pongo directamente así en la bandeja del horno (con el papel), así me evito tener que fregar un cacharro más, pero podéis ponerlo en una fuente de horno si lo preferís.

Metemos al horno (arriba y abajo) a 200 grados aproximadamente 35 min. Debéis ir observando como va, tiene que estar dorada por encima. Y podéis pincharla para ver si está lista por dentro. Cada horno es un mundo, tendréis que estar atentos la primera vez para ajustar temperatura y tiempo!


Cuando se haya enfriado un poco ya podemos cortarla. De un día para otro es como un fiambre, que aguanta muy bien. También podéis congelarla. Y servirla tal cual y acompañada de alguna salsa. 



Os animáis?? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a comentar!